martes, 24 de noviembre de 2015

Pon un Dietista - Nutricionista en tu vida

¡FELICIDADES COMPAÑEROS! Hoy es un día bonito. Es el día de nuestra profesión. Una profesión que aún está "entre pañales" pero en la que creemos y luchamos cada día para posicionarla donde se merece. Es inmenso el orgullo que sentimos cada vez que se abre un Colegio Autonómico  nuevo, una asociación de estudiantes nueva (ADINU's), nuestra primera ONG (Alimentacción), las actividades tan chulas que organiza el Consejo General, etc.





Una de estas iniciativas es la campaña 2015 para el Día del Dietista-Nutricionista (o sea, hoy) con el lema #CERODIABETES. El objetivo es concienciar a toda la población de la importancia de esta enfermedad. Las estadísticas dan miedo. En 2030 se esperan hasta 316 millones de personas en el mundo con diabetes y 8 de cada 100.000 muertes en España son debidas a la diabetes.


Ahí queda eso. Lo que está pasando en el mundo es una CATÁSTROFE NUTRICIONAL en toda regla. ¡Tenemos niños con diabetes tipo II! Esto es espeluznante, y a quién no se le pongan los pelos de punta con esto, es un insensible. Lo siento, pero es así.

Con motivo de esta campaña, muchos Dietistas-Nutricionistas han inscrito sus consultas para que todas las personas puedan tener una consulta gratis sobre diabetes. Y además, también podéis ver todas las actividades que se van a hacer en relación con la diabetes para poder asistir a la que tengáis más cera. Todo esto lo podéis ver si pincháis aquí.


Sólo llevo un mes con el blog, y yo pensaba que no tendría que hablar de cosas tan obvias que para mí lo son por el sector en el que me muevo. Me he dado cuenta de lo poco que sabe la gente de nutrición. Pero, ¡cómo no vamos a estar desinformados! Basta poner la tele 15 min para ver 500 anuncios de productos procesados. Así la gente piensa, que si una bebida es light la puedes tomar sin preocuparte porque es igual que beber agua, que los yogures desnatados son muchísimo mejor que los normales, que lo mejor para los niños son los cereales que estan enriquecidos en Vitaminas A, B, C, D, E, F, G, H, I, J , K , etcétera, etcétera.

Esto cansa, cansa muchísimo. 

Volviendo a la campaña #CeroDIABETES quiero que veáis este documental. Es el documental que ha hecho el Consejo General de Dietistas-Nutricionistas para esta campaña. Se entrevista a un diabético tipo 1, a una diabética tipo 2, y a una mamá que tuvo diabetes gestacional en el embarazo.

                                       

Es precioso. Pero me gustaría destacar una cosa. 

Al igual que dijo mi hermana en la entrevista que publiqué en el anterior post, todos dicen que cuando le diagnosticaron la diabetes recibieron educación nutricional las primeras semanas solamente (bueno, la señora con diabetes tipo 2 dice que en ningún momento le dijeron lo que tenía que comer).

Esto me duele, me duele mucho. El tratamiento de esta patología es en un 80% dietético y en un 20% farmacológico con insulina. Desde mi experiencia particular, tengo que decir que la que le enseñó a mi hermana a contar raciones de hidratos de carbono fui yo, gracias a eso tiene pegadas en su frigorífico mis tablas de intercambios para saber qué cantidad de alimento le corresponde a una unidad de insulina.

Este es mi trabajo, la educación nutricional, pero esto se debería hacer en cada centro de salud y en cada hospital. ¿Cuánto dura una consulta con el médico?, ¿10 minutos como mucho?, ¿creéis que da tiempo para evaluar una analítica, revisar los controles de las glucemias, y hacer educación nutricional?  NO. Y no solo por el tiempo, también porque los médicos no están lo suficientemente cualificados para ello.

Por eso decimos que tenemos una Sanidad Desnutrida.

   

    

Así que así estamos. Todos desnutridos. 

Si Don Mariano, o el futuro presidente, supiera que la inclusión del Dietista-Nutricionista en la Sanidad pública no sólo repercutiría en una mejora de la salud pública y la calidad de vida de todos, sino que también implicaría un ahorro en el gasto público, principalmente en consumo de fármacos, ingresos y la duración de estos, otro gallo cantaría (o eso me gusta pensar).  En este artículo del periódico El Confidencial podéis leer más sobre todo el bien que supondría nuestra inclusión en el sistema sanitario español.


Después de esto, supongo que alguien se estará preguntando ¿pero si vosotros no trabajáis en nutrición en nuestro país, quién lo hace?
Para responde a esto voy a recurrir a este pedazo de artículo de Virginia Martínez en el portal www.dietistasnutricionistas.es

"Quién trabaja: Los que tienen dinero y han podido montar su propia consulta privada. Por otro lado, a nivel público, en un hospital o centro de salud puedes encontrar a diferentes profesionales sanitarios, cada uno de ellos intentando cubrir la necesidad de un dietista-nutricionista a su manera. Los métodos son varios, desde hojas anticuadas de dietas de 1500, 1800, 2000 para diabéticos o no diabéticos; consejos de la abuela, recomendaciones que quedaron años atrás y mitos, tan difíciles de desarraigar entre la gente. Con suerte, en algún hospital habrá algún dietista, en alguna cocina, pero que en su mayoría, no es lo escuchado que debiera. Por último, no podemos olvidarnos, de los famosos que ejercen la profesión habiéndose sacado cualquier cursillo online  a un módico precio.

Quién no trabaja: No trabajan como dietistas-nutricionistas o técnicos los que no han tenido la oportunidad en España, los que no tienen ingresos para montarse una clínica por su cuenta, los que ni siquiera pueden abonar la cuota trimestral a su correspondiente colegio para acceder a algunas pocas ofertas (anuncios para trabajar al menos un día a la semana, ¡oh! ¡gracias!) o los que carecen de experiencia (que paradójico), sin contar todos aquellos que se han visto obligados a emigrar para tener una vida más digna, lejos de sus sueños de ejercer la profesión para la que un día se prepararon en su país y cada vez más cerca de ejercerla en otro (con muchísimo esfuerzo) o simplemente, cambiar de rumbo."

¡Así como como no va a encabezar España la lista de países con obesidad!  

De momento si necesitas a un nutricionista, tienes que pagarlo por tu cuenta, pero claro con las tasas de paro que tenemos ¿quién va a querer pagarnos? Por otro lado, si has querido probar suerte en investigación (ya dije que intenté irme por esta rama y no ha habido manera) habiendo invertido tu dinero para obtener un máster y quieres hacer un doctorado, si tienes casi un 10 de media puedes obtener una de las poquísimas becas que se ofertan, o lo haces sin cobrar, porque tampoco hay dinero para investigar.

La situación que tenemos es para echarse a llorar. Pero como todo esto ya lo tenemos tan asimilado, seguimos luchando y seguimos alegrándonos cada día con cada nueva noticia. 

Para terminar, quiero destacar otro artículo, esta vez de Barbara Sánchez en el portal de Dietética sin patrocinadores (organización con la que colaboro y con la que me espera un fin de semana en Madrid increíble). Barbara quiso destacar el tremendo trabajo como divulgadores que están ejerciendo todos los profesionales.


Todo esto viene a raíz de la archiconocida noticia de la OMS y las carnes procesadas. A pesar de toda la pena que se llevó la población ese día porque pensaba que no iba a poder entrar un jamón por Navidad nunca más en su casa, a nosotros nos pasó algo inedito.

"Si hace años se llega a dar un caso de tal repercusión como ha ocurrido con el informe de la OMS se habría recurrido a médicos, endocrinos, cocineros o carniceros, sin saber muy bien que preguntar a quien. Pero parece que hoy en día si hay una noticia relacionada con la salud y la alimentación los medios entienden que el profesional de referencia es el especialista en nutrición. Es lo que yo llamo DIVULGACIÓN MASIVA, y es que no olvidemos que un minuto en televisión vale más que cualquier guía clínica que nos hagan llegar desde el ministerio.

Además si hay algo que caracteriza a esta profesión no es la capacidad de comunicación sino el interés por la formación, porque en el fondo todos ellos, con sus diferentes puntos de vista están dando un mensaje común. Mejor educar a la población y que sean coherentes en sus elecciones.
Ninguno te va a decir, “come carne roja todos los días” o “no vuelvas a comerla nunca”, simplemente te van a dar toda la información que consideren oportuna para que seas tú el que tenga una opinión al respecto y, llegado el momento, realices las elecciones oportunas."


Así que, como dicen, al final de la tormenta siempre viene la calma. Se puede decir que vamos por el buen camino compañeros, las cosas están cambiando, y todos nosotros en mayor o menor medida estamos aportando nuestro granito de arena.

¡FELIZ DÍA DEL DIETISTA-NUTRICIONISTA A TODOS!

P.D: A todos los que vayáis este fin de semana a Madrid, espero conoceros. El viernes estaré en el seminario de "Innovación en la Consulta Dietética" que organiza Mi Dieta Cojea con Bite. El sábado estaré en la Asamblea de Dietética Sin Patrocinadores y en la correspondiente Cena de Navidad posterior. ¡Nos vemos en Madrid!


No hay comentarios:

Publicar un comentario